19 ago 18El 19 de agosto de 1948 se sancionó la Ley Nº 13.229 que dio origen a la actual UTN.

Universidad Obrera Nacional (U.O.N.) es el nombre que recibió la actual Universidad Tecnológica Nacional de la Argentina durante el período entre 1948 y 1959.
Por medio de la Ley 13.229 se creó la UON, siendo que en 1952 el Poder Ejecutivo Nacional sancionó el Decreto N° 8014/52 por el cual reglamentó la citada ley y le confirió a la Universidad su primer reglamento de organización y funcionamiento, dependiente de la CNAyOP.

Su gobierno era ejercido por un Rector, nombrado por el Poder Ejecutivo Nacional por tres años, con posibilidad de reelección. Se exigía que este funcionario fuera argentino, obrero y egresado de la Escuela Sindical dependiente de la CGT.

El nombre original de la Universidad Obrera identificaba su principal objetivo: formar entre los trabajadores de fábrica del país personal altamente capacitado para la industria nacional, a través de las escuelas técnicas de nivel de enseñanza media, y de la Universidad Obrera en el nivel Superior. En aquellos años, el estudiante se graduaba de Ingeniero de Fábrica para las diferentes especialidades industriales, con un Título Intermedio de Técnico de Fábrica, que obtenía a los tres años de estudio.

Los cursos fueron finalmente inaugurados por el Gral. Juan Domingo Perón el 17 de marzo de 1953. En 1954 se fundaron las Facultades Regionales Bahía Blanca, La Plata y Avellaneda, en julio de 1955 la de Tucumán. Habían transcurrido sólo 4 meses de la jura del Tte. Gral. Juan Domingo Perón como Presidente de la Nación por segunda vez consecutiva y habían pasado apenas dos meses del día en que una cruel enfermedad se había llevado a Eva Perón, cuando, el 7 de octubre de 1952, se realiza el acto fundacional efectivo de la Universidad Obrera Nacional.

Hoy en el 70 Aniversario de la UTN, todas las Facultades Regionales que llevamos su insigna, nos encontramos unidas, velando por el derecho a la educación pública y gratuita en Argentina; preocupados y en alerta, por la falta de financiamiento y de infraestructura para poder seguir funcionando. Hoy el sistema universitario está en crísis, pero la gran familia de "la araña" mantiene intacta todas sus patas, luchando por la ciencia y la tecnología, por el salario de nuestros docentes y por sobre todo,  por la educación de los jóvenes de nuestro país.